Cuida lo que Consumes y Evita Alergias

El ser humano desde que nace está expuesto a las diferentes bacterias del ambiente, los bebés durante sus primeros meses de vida solo pueden tomar leche materna, ya que su sistema digestivo no se encuentra preparado para el consumo de alimentos sólidos.

Solo después de los seis meses se pueden comenzar a introducir diferentes tipos de alimentos nuevos al bebé, esto debe hacerse de manera gradual ya que en muchas ocasiones se producen alergias alimentarias.

Esto puede ser porque aún el bebé no está preparado para digerir o sintetizar ese alimento, o simplemente porque ya tiene una condición natural de alergia a un alimento en específico.

Quienes trabajan o desean trabajar en alguna actividad en la que se involucra la manipulación de cualquier alimento, sobre todo en su preparación y transformación, deben contar con diversos conocimientos, comenzando por tener el certificado de manipulación de alimentos.

Pero adicionalmente deben realizar un curso de alérgenos, de esta manera estarán mejor preparados y pueden determinar cuáles son los principales alérgenos alimentarios que existen, las intolerancias.

Incluso pueden aprender a cómo reaccionar en caso de que alguna persona presente una reacción alérgica, y atender de manera adecuada a una persona alérgica.

Tipos de Alérgenos Alimentarios

De acuerdo a la ley se establecen a 8 diferentes tipos de alimentos alérgenos comunes, ya que de acuerdo al 90% de los casos de alergias que se presentan son producto del consumo de alguno de estos ocho alimentos.

Además estos alimentos son la base de la cual se derivan otros alimentos o ingredientes, estos ocho alimentos identificados son: la leche, los huevos, el pescado, los crustáceos como camarones, cangrejos o langostas, algunos frutos secos como almendras o nueces.

El cacahuete, trigo y la soja, estos ocho alimentos y cualquiera que se derive de ellos o que contengan alguna proteína derivada, se encuentra clasificados en la ley FALCPA (Ley sobre el Etiquetado de Alérgenos Alimentarios y Protección al Consumidor) como alérgenos alimentarios principales.

Es por ello que la ley les exige a los productores o envasadores de alimentos que especifiquen en sus etiquetas los nombres de las fuentes de alérgenos alimentarios principales, que han sido utilizados para la producción de ese producto.

Es decir que si compramos un suero de leche, este debe especificar claramente que contiene proteínas derivadas de la leche, que es uno de los principales alérgenos principales establecidos en la ley.