Mantenimiento de coches antiguos

Un simple objeto puede ser causa de una gran alegría, si llegó a nosotros de manos de alguien especial lo hace único, aunque hayan otros miles. Un ejemplo de ello es un monito de peluche que me dio mi padre cuando tenía solo 4 años, lo guardo con sumo cuidado, cada cierto tiempo lo lavo, reviso que no tenga agujeros y si los tiene, lo coso de nuevo. Así se mantiene en buen estado y puedo seguir disfrutando de él.

Lo mismo sucede con los coches, en especial cuando son antiguos, hay que tenerles muchos cuidados para que puedan seguir siendo útiles y nos puedan ofrecer más bonitos recuerdos. Si este tipo de coches se descuida se degeneran muy rápido, puesto que sus piezas llevan a cuesta mucho tiempo y desgaste. En ocasiones, no han sido cambiadas porque no son fáciles de encontrar, por eso las partes que están buenas deben permanecer lo mejor que se pueda, para contrarrestar a las que no lo están.

Aunque un coche no es lo mismo que un peluche, una foto o una envoltura, también se transforman en patrimonio sentimental, quizás por lo vivido en ellos o por la relación que tenía con su dueño anterior. Esta última suele ser la razón más frecuente de que terminemos con un vehículo que pasa de una generación a otra.

Recomendaciones de uso de coches antiguos

  • Revise el tablero constantemente, si alguna señal luminosa se enciende busque identificar a qué se debe y si es seguro seguir rodando de esa forma.
  • Chequee exhaustivamente una vez por año el estado en el que se encuentra el motor. Es recomendable que el procedimiento lo realice un mecánico con experiencia en el tema.
  • Cambie el aceite y su filtro según el uso que le dé al automóvil, no hacerlo trae consigo graves consecuencias.
  • Examine el sistema de frenado, más aun si se escuchan ruidos extraños o baja su efectividad, si debe empujar más el pedal es porque hay degradación.
  • Mida regularmente los fluidos.
  • Calibre la presión de los neumáticos frecuentemente.
  • Engrase y limpie cuidadosamente los rodamientos.

Llegado el caso de tener que reemplazar alguna de las piezas, las alternativas son pocas, pero no por eso debemos perder la esperanza. Una que le puede ser muy útil son los desguaces, en ellos hay gran cantidad de modelos, lo que hace que haya más posibilidades de conseguir la pieza correcta. Visite telefonosdedesguaces.es, donde podrá encontrar la información de contacto de diferentes sitios, haciendo crecer así las posibilidades de éxito.